Presencialidad Laboral

A medida que avanza la vacunación en todo el mundo por el Covid-19, se está viendo la forma de cómo seguirá el funcionamiento de las empresas. Se habla de Trabajo Híbrido, donde las compañías no esenciales están planteando el regreso a las oficinas, así como algunos días a la semana estar en el lugar laboral para buscar mayor colaboración y aprendizaje en los distintos sectores de la misma. Se asegura que cada firma busque su modelo según el rubro y por supuesto piensan en protocolos sanitarios.

El confinamiento por el Coronavirus no solo trajo solo puntos negativos, sino que hubieron aspiraciones profesiones que trajo comodidad a la hora de trabajar en casa, o como se estuvo diciendo por casi dos años: home office. Esto instaló lo remoto como una necesidad ya que hay empleos que no necesitan totalmente la presencialidad en una oficina. Donde se pudo ahorrar tiempo personal y de familia, dinero en viáticos, vestimenta y en el almuerzo.

Por otro lado, hay personas que no les fue de mucho agrado ya que en su espacio donde comparte con la familia, el famoso “hogar”, tuvo que sufrir varios acoples con respecto a la cuarentena. Tanto por la capacidad como la continuidad de personal concurridas en las calles y lugares. Incluso las empresas notaron que su personal tenía una gran disminución de la productividad grupal y el dinamismo en equipo.
Finalmente este tema del Trabajo Híbrido es para que haya un equilibrio dinámico donde el empleado no pierda beneficios que revalorizó en la pandemia y que la empresa no pierda eficiencia y mejore con sus productos o servicios. En Argentina está la Ley de Teletrabajo que el Ministerio de Trabajo detalla en qué casos se aplica y derechos para el empleado.

Modelo Prejubilatorio

Un caso en particular es de la fábrica de aluminio, Aluar, donde su dueño, Javier Madanes Quintanilla propuso la adopción de “algún modelo prejubilatorio”, para cubrir los conflictos que surjan ante la vuelta de la presencialidad laboral. Igualmente comentó que la salida de la pandemia “está lejos de resolverse”. El empresario dijo que el incremento de personal licenciado generó una caída de la producción del 30 por ciento.

Por ende, puso a la vista la “contradicción” entre las resoluciones del Ministerio de Trabajo que él empresario dijo que la gente de cierta edad y con ciertas enfermedades “podría nuevamente ser convocada” pero sigue en pie el impedimento de “despidos y la doble indemnización”. Entonces Madanes Quintanilla sugiere evaluar algún modelo prejubilatorio que saque lo dicho anteriormente y así las empresas tengan más “libertad o vean menos complejos en incorporar gente nueva”. Entonces indicó que un 25 por ciento de la dotación está bajo la figura de licenciamiento o no asistencia. “Son porcentajes elevados y te genera una improductividad y un problema de programación de la producción”, comenta el empresario. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.