Se autoriza planes sociales en la actividad privada

El Gobierno nacional oficializó hoy esta medida que busca convertir los planes sociales en empleo genuino y registrado en el sector privado. Esto en post de transformar las prestaciones o los trabajos precarizados en «incentivos para la contratación» bajo la forma de «empleo asalariado registrado en el sector privado».

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, considera que esta medida es una manera de combatir frontalmente a la pobreza que «han asumido a millones de familias argentinas». Esto adelantó con esta medida durante su participación en el Coloquio de Idea. Publicado hoy en el Boletín Oficial, a través del decreto 711/2021, que lleva las firmas del presidente, el jefe de Gabinete, Juan Manzur y los ministros de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y de Trabajo, Claudio Moroni.

En casos particulares como el período de cotizaciones al Sistema de Seguridad Social se encuentre entre los ocho y los doce meses dentro de los dos años anteriores al finalizar el contrato laboral, los trabajadores podrán optar entre la posibilidad de reingresar al programa de origen o acceder a la prestación por desempleo.

Fernández había anticipado esta medida el viernes pasado en el 57° Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), en el Centro Costa Salguero de la Ciudad de Buenos Aires. “Si algo caracterizó al espacio político que hoy gobierna Argentina es la promoción de la inversión empresaria y la creación de empleo», dijo el Presidente.

También en esa ocasión dijo que:»Con ese mismo espíritu actuamos hoy, y por eso estamos disponiendo a través de un decreto marcó un sistema que posibilite que los que hoy son beneficiarios de planes puedan ser empleados en la actividad privada sin perder ese derecho».

Explicación

En el artículo 1, la norma dispone que las carteras de Desarrollo Social y Trabajo: efectuarán las modificaciones necesarias en sus programas de formación, empleo e intermediación laboral, con el objetivo de convertir las diferentes prestaciones de asistencia a personas desempleadas o con trabajos precarizados en incentivos para la contratación de sus beneficiarios y beneficiarias bajo la forma de empleo asalariado registrado en el sector privado.

Por ende, la aplicación de este programa estará sujeta al cumplimiento de uno o ambos requisitos: incremento neto de la nómina del personal de la empleadora o del empleador que adhiera, de acuerdo al modo de medición que se establezca en cada sector y límites máximos de trabajadoras y trabajadores alcanzadas y alcanzados.

En el art. 2: indica que la prestación se considerará parte integrante del salario respectivo en forma total o parcial, en la forma, plazo y condiciones que se determinen para cada sector de actividad. Asimismo en casos particulares, en función de los montos efectivos de salario y plazos de contratación vigentes, podrá establecerse la compatibilidad entre la prestación y la remuneración abonada.

Incluso agrega: el valor de dicha prestación y su duración, las modalidades y plazos de contratación y el número máximo de trabajadoras y de trabajadores que puedan ser incorporadas e incorporados bajo estos programas serán fijados en forma conjunta por ambos Ministerios. En los casos de pluriempleo, se establece que: «Deberán fijarse las reglas de distribución del incentivo entre los distintos empleadores y las distintas empleadoras».

El art. 3 afirma que los ministerios de Desarrollo Social y de Trabajo deberán: elaborar un cronograma para que, en función de las posibilidades y los requerimientos que se determinen respecto de los distintos sectores económicos, todo beneficiario y toda beneficiaria de una prestación asistencial se incorpore a una trayectoria formativa ocupacional, tanto a través de cursos específicos como de prácticas calificantes en ambientes de trabajo.

Esto quiere decir que el beneficiario tendrá: el derecho al cobro de la prestación asistencial durante la vigencia del período de instrucción o se aplicará lo previsto en el artículo anterior cuando la práctica implique la incorporación a la planta de personal del empleador y/o de la empleadora. Producida la discontinuidad del contrato de trabajo, las personas beneficiarias tendrán la posibilidad de volver a percibir la asistencia que establece el Programa, si el número de cotizaciones al Sistema de Seguridad Social no supera los 12 meses, dentro de los 2 años anteriores al cese del contrato laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.