La reforma indemnizatoria enfrenta críticas tendenciosas

Por Teddy Karagozian

La Mochila Argentina es un proyecto de reforma del marco indemnizatorio de nuestro país que ha despertado interés tanto en los medios de comunicación como en la política. Algunas figuras de ésta, en plena campaña electoral, han incluso presentado iniciativas derivadas como parte de sus programas.

Ahora bien, el hecho de que hasta ahora hayan sido, principalmente, espacios de derecha los que apoyaron públicamente la necesidad de esta reforma parece haber condicionado el debate. Nuestro país necesita imperiosamente resolver dos problemáticas que arrastra desde hace tiempo y son cruciales para salir de la pobreza: la generación de empleo y la informalidad laboral.

Gran parte de quienes expresan rechazo a la idea lo hacen agitando los fantasmas de la flexibilización laboral de la década del ‘90, sin advertir que la Mochila Argentina traerá, en realidad, una ampliación de los derechos de los trabajadores.

Otros actores, por su parte, tergiversan el contenido del proyecto para proteger sus propios intereses espurios. Aclaremos, entonces, los principales malentendidos.

Primera falacia: la Mochila Argentina eliminará las indemnizaciones

Una de las acusaciones más infundadas que se le hace a la propuesta es decir que busca eliminar las indemnizaciones. Nada más alejado de la realidad: la Mochila Argentina no sólo garantiza el cobro de la indemnización sin necesidad de hacer juicio sino que también aplicará a casos no comprendidos por el marco actual, como el despido con causa, el retiro y la renuncia por parte del trabajador.

Además, cambiar de lugar de trabajo no implicará perder la antigüedad, que se llevará de empresa en empresa, como en una mochila.

Segunda falacia: la Mochila Argentina promoverá los despidos

Otra crítica malintencionada a la Mochila Argentina consiste en asegurar que busca propiciar los despidos. Esto tampoco es cierto, dado que, de hecho, ofrece incentivos en la dirección opuesta. El costo del Seguro de Garantía de Indemnización (SGI) que cada empresa deberá pagar es inversamente proporcional a la antigüedad de sus empleados: es decir, justamente, los empleadores con alta rotación de personal tendrán que afrontar un costo mayor. La Mochila Argentina, entonces, premiará la relación duradera de empleo.

Tercera falacia: la Mochila Argentina aumentará la cantidad de litigios

Quienes buscan instalar el temor de que la Mochila Argentina llevará a un aumento de la litigiosidad probablemente lo hagan para proteger intereses vinculados a la industria del juicio. Por el contrario, dado que eliminará la distinción entre despido con y sin causa, una maniobra como el despido con causas fraudulentas, que en la actualidad es motivo de tantos conflictos, perderá razón de ser.

Por otro lado, teniendo en cuenta que la Mochila Argentina brindará incentivos para el aumento del trabajo registrado, otra frecuente razón de litigio, el empleo informal, también será menos frecuente.

Además, cabe destacar que, dado que la Mochila Argentina barrerá con la necesidad de hacer juicio, el 100% de la indemnización irá hacia el trabajador. En las condiciones actuales, en cambio, gran parte de aquélla debe ser usada para pagar los honorarios de abogados laboralistas.

Cuarta falacia: la Mochila Argentina es inconstitucional

La invocación del Artículo 14 bis para señalar la supuesta inconstitucionalidad de la Mochila Argentina es improcedente: a pesar de que los trabajadores accederán a sus indemnizaciones tanto en casos de despido como de renuncia, el proyecto establece distinciones suficientes entre éstos para cumplir con lo exigido por la Constitución Nacional.

Quinta falacia: el SGI será financiado con aportes de los trabajadores

Con afán de sembrar dudas en torno a la Mochila Argentina, determinados actores han sugerido que el costo del SGI deberá ser afrontado, en parte, por los trabajadores.

Por el contrario, el texto oficial del proyecto señala claramente que será pagado por los empleadores: “el Estado debe promover e instrumentar un SGI que las empresas paguen sobre su nómina salarial, administrado por la ANSES, Superintendencia de Seguros, y una entidad de control a designar, que garantice la indemnización a los trabajadores que pierdan sus empleos”.

Sexta falacia: la Mochila Argentina debilitará los sindicatos

Mientras que algunos sostienen que el cambio del marco indemnizatorio perjudicará al sindicalismo, con examinar brevemente el proyecto veremos que no es así.

Por un lado, el crecimiento del empleo formal aumentará sus bases de afiliados. Por otro lado, los salarios más altos se traducirán en un aumento de aportes. Además, la garantía de cobro de las indemnizaciones sin necesidad de hacer juicio significará que el tiempo y capital que hasta ahora eran absorbidos por los litigios podrán tener otro destino.

Séptima falacia: la Mochila Argentina será cara para las pymes

Algunos candidatos han criticado a la Mochila Argentina por creer que cargará a las pymes con un gasto del 8.33% de su nómina salarial, pero esa cifra en realidad corresponde al máximo costo posible del SGI.

Las pymes, en cambio, tienden a tener relaciones de empleo de muchos años, con un grado de rotación muy bajo, dado que muchas son empresas familiares. Así, es probable que para la mayoría de éstas el costo del SGI esté más cercano al piso del 2%. Comparado con el descalabro que significa la pérdida de un juicio laboral, que en muchos casos lleva a las pymes a la quiebra, ese costo resulta ínfimo y sobre todo, mucho más conveniente.

Reflexiones finales

Las mencionadas críticas, por infundadas que sean, quizás encuentren asidero momentáneo por el hecho de que las figuras del progresismo nacional aún no han expresado públicamente su apoyo a la necesaria reforma del marco indemnizatorio —al menos, en el marco de estas elecciones.

Pero la Mochila Argentina no sólo aumentará el empleo formal sino que lo hará en un contexto de ampliación de los derechos de los trabajadores. Ahora que el país debe ponerse de pie para recuperar el terreno perdido durante la pandemia, reivindicar esos aspectos del proyecto puede servir para dar el debate sin fantasmas infundados y encontrar una solución que beneficie a todos.

Nota de Ámbito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.